Blog

Bases de datos espaciales en La Nube y el Programa GeoSUR

El Programa GeoSUR opera desde el 2007, por iniciativa de la CAF y el IPGH. La relevancia del Programa GeoSUR tiene en buena  medida origen en su contribución a la innovación tecnológica en la región. El Geoportal regional,  la red descentralizada de servicios de mapas y el Servicio de Procesamiento Topográfico (TPS) así lo señalan.  A estas contribuciones se suma, más recientemente, el aporte directo a las instituciones geográficas nacionales para colocar bases de datos espaciales en La Nube. 

Todos estos son componentes determinantes para el avance la infraestructura regional de datos espaciales en las Américas.

Como sucede con otras innovaciones, por diferentes razones asociadas a los costos, la capacitación requerida para su cabal aprovechamiento y los temas de seguridad de los datos espaciales, el proceso de migración a La Nube ha sido lento y  lo hubiera sido más de no mediar el interés del Programa GeoSUR , del IPGH y de la CAF  y ante todo,  la decisión de las autoridades  del Instituto Geográfico y del Catastro Nacional de El Salvador (IGCN) que en el 2011 se dieron a la tarea de colocar datos espaciales nacionales en La Nube, por primera vez en Latinoamérica y el Caribe. Luego siguió el Instituto Geográfico Nacional de Honduras en el 2012.

En el 2013 nuevamente el Programa GeoSUR con el apoyo financiero de la Agencia Ambiental de Abu Dhabi (EAD), en el marco de la iniciativa Eye on Earth, mediante convenio celebrado con el  IPGH, implementaron un programa de capacitación en español dirigido a los Ministerios del Ambiente  de la región en temas relacionados con la colocación de Bases de Datos Espaciales en La Nube. La instrucción fue  impartida por personal especializado del Centro Nacional de Información Geográfica (CNIG)  del IGN de España. Con el esfuerzo conjunto de la CAF (GeoSUR), el PNUMA, el IPGH y el CNIG de España se ha ofrecido apoyo a más de 12 instituciones de la región para migrar datos espaciales y geoservicios a La Nube, incluido el cubrimiento de algunos de los costos de operación por un tiempo determinado. En la práctica,  además de los 67 profesionales capacitados provenientes de 14 países, se ha procedido a la colocación de datos espaciales de seis países más: Argentina, Chile, Guatemala, Haití, Perú y Uruguay. En total ya son ocho los países de la región que se encuentran en proceso de administración de datos espaciales en La Nube.

Los datos y los servicios colocados en La Nube varían por país.

El Instituto Geográfico y del Catastro de El Salvador lanzó su primer servicio de libre acceso de mapas en la Nube de Amazon a principios de 2013, empleando software de ESRI, siendo el primero en Latinoamérica y el Caribe en desarrollar este tipo servicios de información geoespacial.  En la versión Beta de la iniciativa se colocaron el mapa oficial de la República de El Salvador y el mapa de relieve, ambos en escala 1:200.000. Gradualmente el IGCN  incorpora más coberturas geográficas, nuevos servicios geográficos y  consolida el visor dispuesto en el geoportal.  En Honduras el Instituto Geográfico Nacional con el apoyo de GeoSUR colocó en la Nube datos nacionales, un total de 12 archivos, usando GeoServer. Se colocaron datos base nacional, incluidas capas de infraestructura, hidrografía, relieve y uso de la tierra. No obstante en atención a recientes medidas institucionales no se han cargado nuevos datos.  El Instituto Geográfico de Guatemala con el apoyo técnico de GeoSUR, lanzó su primer servicio de mapas en La Nube en el 2014, el servicio, de acceso libre, ofrece acceso a más de 20 capas temáticas.  En Uruguay se apoyó a la Dirección Nacional de Medio Ambiente de Uruguay  (DINAMA) a implementar un servicio de mapas en La Nube.  En Córdoba, Argentina al Departamento de Estadísticas y Censos. En Perú a la Dirección de Ordenamiento Territorial del Ministerio del Medio Ambiente y en Haití al Centro Nacional de Información Geo-Espacial (CNIGS).

Para los institutos geográficos nacionales de la región y las entidades que elaboran cartografía e información espacial temática, La Nube brinda un esquema innovador para mantener mapas y otros datos digitales espaciales a disposición del público. Dada la tendencia masiva al uso de La Nube, los costos asociados al mantenimiento y operación de geoservicios de manera progresiva están siendo significativamente menores, especialmente al compararlos con la alternativa de mantener estos servicios en servidores locales de la manera tradicional.

Autor: Santiago Borrero

En el mapa se observan las áreas inundadas de Bolivia en color rojo, las áreas previamente inundadas en azul claro, y cuerpos de agua permanentes, como los lagos o estanques, en azul oscuro.

CAF establece un innovador sistema Web que permitirá un monitoreo detallado de las inundaciones y sus impactos en Latinoamérica y el Caribe

Mediante su programa GeoSUR, la Institución financiera generará mapas, disponibles por Internet, de las inundaciones en curso e históricas en América Latina y el Caribe. Un primer ejercicio se realizó en Bolivia, mediante el cual se mapeó diariamente las inundaciones y donde se utilizaron sensores remotos para medir el caudal de los ríos y verificar que el nivel de inundación alcanzó valores históricos.

Las inundaciones, como las que han afectado durante los dos últimos meses varias regiones de Bolivia, pueden ser monitoreadas en tiempo real a través de internet, mediante el programa GeoSUR de CAF –banco de desarrollo de América Latina- que, apoyado por la Universidad de Colorado, permite identificar las áreas afectadas y su extensión precisa, con el fin de coadyuvar las gestiones para atender el desastre de manera proactiva y canalizar ayuda humanitaria y de gestión.

El programa, extensivo a todos los países de América Latina y el Caribe, generará mapas de zonas inundadas y los subirá a la red para su acceso público, utilizando como base del análisis las imágenes MODIS (de 250 metros de resolución, dos tomas diarias) y Landsat (de 30 metros de resolución, una toma cada 16 días).

Dada la situación que atraviesa Bolivia, se realizó un primer mapa del país que refleja grandes extensiones de terrenos inundados en el departamento de Beni en el que resaltan en color rojo las zonas anegadas; en azul claro, las zonas que se inundaron anteriormente y en azul oscuro, los cuerpos de agua permanente (como lagos o lagunas).

Asimismo, exhibe puntos de la red hídrica - incorporados a un sistema automatizado - donde se estima el nivel del caudal diario de los ríos a través de sensores remotos. Tales puntos, cuyos valores fueron recabados desde 1998, muestran que el nivel de algunos ríos del área ha alcanzado un caudal superior a una cota que, en promedio, sólo se repite cada 30 años.

 En aproximadamente un mes, el programa GeoSUR introducirá los datos en el portal y se actualizarán los mapas para contar con información reciente de la situación de las aguas en cualquier región del país. Mientras, ante la urgencia de la situación, los datos de Bolivia se están actualizando en las páginas

El sistema permitirá a los usuarios visualizar y descargar un mapa digital de inundaciones, tener acceso a un registro georeferenciado de las inundaciones históricas de la región y estimar en forma remota caudales en puntos seleccionados.

El sistema operado por CAF está mapeando las inundaciones y realizando estimaciones de caudal hídrico en toda América Latina y el Caribe. Más información sobre este proyecto en www.geosur.info

El mapa, producido por los institutos geográficos de Mesoamérica, posee una escala de 1:250.000 y es el primer mapa integrado y armonizado de la región.

En América Latina los países generan sus mapas nacionales en forma independiente y rara vez piensan en integrarlos a nivel regional en beneficio de los muchos proyectos multinacionales que se desarrollan en la región o de las iniciativas de integración que adelantan organismos como UNASUR, SICA, Mercosur o la Comunidad Andina.

Los institutos geográficos de Mesoamérica acaban de dar un importante paso para remediar esta situación al ponerse de acuerdo y desarrollar el primer mapa regional de Mesoamérica, a escala 1:250.000. El mapa regional está constituido por cuatro capas temáticas: Poblados y Mancha Urbana; Límites Administrativos (tres niveles); Carreteras; y Ríos y Cuerpos de Agua.

El trabajo no ha sido sencillo, pues cada instituto geográfico generó sus mapas nacionales usando distintas escalas, metodologías y esquemas de clasificación de los datos. A fin de integrarlos adecuadamente, los institutos decidieron adoptar un esquema de trabajo práctico para poder armonizar la información nacional a nivel regional, mediante la organización de una serie de talleres regionales en El Salvador y Costa Rica durante los años 2012 y 2013, durante los cuales los geógrafos de cada país fueron pacientemente corrigiendo la información en las fronteras y armonizando la información asociada a los mapas. Lograron así producir un mapa regional integrado y armonizado, “un mapa sin costuras” – como dirían los especialistas, lo cual quiere decir que la información no se interrumpe o se descuadra al cruzar las fronteras.